Radio Shinka
Cargando...
Cargando...
De Shima Uta a 島唄
¿Como una canción sobre Okinawa, la guerra y la muerte se transforma en la mejor canción del 2001 en Argentina?

Si les digo que una de las canciones más populares de Argentina el 2001 fue un cover a una banda japonesa ¿Me creerían?, de seguro que no. Pero la verdad es que eso pasó, el año 2001 el comediante y cantante Alfredo Casero lanzaba su primer disco y su primer corte publicitario fue un cover a un sentido tema, de una banda que en Latino América jamás había sonado, Shima Uta

El origen de este cover es una coincidencia, de esas que suceden en pequeñas proporciones y en momentos exactos. Alfredo Casero en una de sus visitas al restaurante Nikkai se encuentra con Gustavo Agarigue, Nikkei, de Padres Okinawenses el cual lo encaró y le dijo: "tengo una canción para vos". Acto seguido coloca Shimauta (Canción de la Isla), original de la banda THE BOOM, banda liderada por Kazufumi Miyazawa. El resto es historia, Casero la escuchó, le gustó y decidió incluirla en Casaerius, su cuarto disco transformándose en uno de los pocos casos en donde un cover el cual no esté cantado en inglés llegue a la fama.

El cover trajo muchas repercusiones y contó con una gran popularidad en Argentina, la suficiente como para ser nominada como "Mejor Canción del Año" en los Premios Gardel 2002, en el siguiente vídeo pueden ver a la banda de cumbia nikkei "Los Parraleños" entregando el premio a Casero. Las caras de los otros nominados es impactante, ver a grandes de la música argentina como Leon Gieco, Charly Garcia, Diego Torres y Los Ratones Paranoicos con sus rostros deformados y estupefactos por el como un capricho había escalado a nivel de transformarse en un himno popular, incluso en esa misma noche Casero rechazó el título de "Revelación del Año", debido a que consideraba que como no era su primer álbum, no merecía tener ese premio.

La popularidad de Shima Uta hizo que el tema fuese lanzado en otros países de Latino América, incluido Chile, además de Japón lanzó un disco especial con 7 temas interpretados en Japonés. En ese mismo año la prensa argentina realizó una votación sobre cual debía ser el tema que representara a Argentina en el mundial Corea-Japón 2002 y el tema ganador fue Shima Uta, esto le permitió a Casero ir a Japón y tocar junto con Miyazawa tanto en el mundial como en el Kouhaku Uta Gassen, la famosa competición musical de fin de año organizada por la NHK.

Simplemente de locos y la verdad era para considerarlo, porque un país que vivió un periodo el cual formó su identidad rockera aislándose del mundo se rendía ante el sentimiento y las letras de un extranjero, las cuales resonaban en un compatriota. Importante también es mencionar como las comunidades de descendientes de Japoneses y de originarios de Okinawa tomaron esta canción para interorizarla y transformarla en parte de la cultura popular argentina, eso gracias a la participación de músicos Nikkei en la versión de Casero, entre ellos destaco a Claudia Oshiro quien colocó los coros y ayudó a crear esa atmósfera tradicional con su voz la cual cruzaba marcando los tiempos y Julio Arakaki quien ayudó a la producción del tema. 

Sin embargo, alejándonos del fenómeno mediático, suena casi irónico contrastar el tono patriótico que llegó a tomar la canción por parte de algunos sectores con la intención original de la canción. Un tema que a primeras luces pareciera que hablase de amor, sin embargo eso no está más lejos de la realidad del tema. Según declaraciones del mismo Miyazawa, Shima Uta habla sobre lo que tuvo que sufrir Okinawa debido a la Segunda Guerra Mundial.

El orgullo nippon en su máxima expresión, arrastrando a muchos de los que vivian a Okinawa a matarse a si mismos debido a un miedo implantado en sus mentes: "Mejor morir, antes de caer preso de los americanos". En realidad en Okinawa más de 100,000 personas se suicidaron, sin siquiera llegar a participar directamente en la guerra. Este testimonio de muertes silenciosas, amparadas bajo las cuevas que sirvieron de refugio, silentes entre las cañas que se mueven en el viento fueron parte de una realidad que no retratan de manera completa los libros de historia.

Una visita al Museo de la Paz de Himeyuri, el cual fue guiada por una de las sobrevivientes de la batalla fue en parte inspiración para este gran tema, el punto culmine para esta canción fue el contraste entre la tristeza de la realidad con la suave brisa que recorre las afueras del Museo, un paisaje que invita a pensar en no cometer los mismos errores del pasado y cuidar la paz y la vida, Un mensaje que un cover a veces no puede entregar, menos si está cantado en su idioma original.

Al final de todo este camino, Shima Uta sirvió para catapultar a THE BOOM a nuevos escenarios, como Brazil, Honduras, El Salvador entre otros, como también para transformar a Oshiro y Arakaki en embajadores culturales para una generación completa de Japoneses radicados en Argentina. Si bien tomaron caminos distintos: Casero dedicado al humor y la comedia, Oshiro junto con THE BOOM formando a Ganga Zumba y Arakaki volviendo al plano privado, esto no quita el merito de lo que lograron en su momento. 

Resulta curioso como la música japonesa a veces de manera inconsciente genera respuestas las cuales a uno le cuesta dimensionar.

Una canción lleva a otra y una historia lleva a otra. Gracias Japón por hacer música que puede cruzar fronteras.

Por

director de radio shinka. melómano nivel 7 (no escucho nada que no tenga kanjis)
Comparte este artículo


rss

Shinka 2019 © - Las Opiniones vertidas en este sitio son de responsabilidad de quienes las emiten. Todos los derechos e izquierdos bien puestos ©. Diseño: M&S Studio
Shinka es parte de Producciones Shinka