Disco Logo
Cargando...
El Jardín de las Palabras (2013), Makoto Shinkai
Un poema de amor traspasado a la pantalla

¿La lluvia será el momento indicado para que ocurran situaciones mágicas? ¿Es esto acaso un encuentro inesperado o una cita concertada por el destino? 


Estas son las interrogantes que nos plantea esta película del aclamado director Makoto Shinkai. El Jardín de las Palabras (Kotonoha no Niwa) es una película de animación japonesa estrenada en el año 2013, escrita, dirigida y editada por el autor y producida por Comix Wave Films y distribuida por Answer Studio en colaboración con Tōhō Animation.

La historia desde el primer segundo te invita a recorrer la vida del estudiante de secundaria llamado Takao Akizuki, un joven de tan solo 15 años cuya obsesión por los zapatos lo lleva a pensar en realizar distintas creaciones que tan solo se mantienen su mente. Por otra parte, tenemos a Yukari Yukino, una misteriosa mujer que, aunque muestre y exprese seriedad al comienzo, esta posee una personalidad divertida, sensible y curiosa con respecto a los intereses y proyecciones a futuro de Takao. Pero… ¿Cómo es qué se conocieron estos dos desconocidos?. Tan solo podemos mencionar algo tan importante en la trama como lo es la lluvia y esto desarrollaré más a fondo a continuación. 

La lluvia juega un importante rol en la trama, pues si Takao hubiera asistido a la escuela ese lluvioso día tal vez ni siquiera hubiera conocido a Yukino en aquel lugar; desde ese momento comienza a surgir una amistad silenciosa, ya que este es otro factor que aparece en la película pues nuestros dos protagonistas solo se comunicaban con miradas y expresiones que invitaban a establecer una gran confianza entre ambos.

Trailer: 

 

¿Cómo podemos observar el concepto de domesticación en esta película?

Si recordamos el pasaje del cuento del Principito en el momento en el que se encuentra con el zorro, podemos realizar algunas comparaciones de como sería la relación inicialmente y como esta avanza a medida que se acostumbran a la presencia del otro. Para ello, dejaré algunos fragmentos importantes que servirán para analizar tales semejanzas.

 ¿Qué significa “domesticar”? – preguntó el Principito - 

Es  una cosa ya olvidada, significa crear vínculos – dijo el zorro - . 

¿Crear vínculos? – preguntó el Principito

 Si, verás… Tu eres para mi solo un muchachito igual a otros y no te necesito para nada. Tampoco tu tienes necesidad de mi, y no soy para ti más que un zorro como otro zorro cualquiera, pero si tu me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tu serás para mi único en el mundo como también yo lo seré para ti.

¿Qué debo hacer? – preguntó el Principito - . 

Debes ser muy paciente – respondió el zorro -. 

Al principio te sentarás sobre la hierba, un poco retirado de mi… yo te miraré por el rabillo del ojo y tu no dirás nada, pues el lenguaje puede ser fuente de malos entendidos. Entonces al pasar los días, te podrás sentar cada vez más cerca.
 


Si nos fijamos en este primer fragmento, podemos relacionarla al primer encuentro de nuestros dos protagonistas y como con el tiempo va creciendo su relación a tal punto de solo comunicarse con un lenguaje no verbal, donde las palabras no son necesarias. Si nos situamos en el segundo punto, también encontramos los ritos de una relación que se puede explicar muy bien con  otro fragmento del libro.

Es mejor que vengas siempre a la misma hora – dijo el zorro - . Si vienes por ejemplo a las 4 de la tarde, yo desde las 3 comenzaré a ser dichoso. Conforme avance la hora, más contento me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, así descubriré lo que vale la felicidad. Pero si tu vienes a cualquier hora, yo nunca sabré cuando preparar mi corazón.

Tu sabes, los ritos son necesarios – dijo el zorro - . 

¿Qué es un rito? – preguntó el Principito sorprendido -. 

Eso también es algo olvidado – dijo el zorro - . Es lo que hace que un día sea diferente a otro y que una hora sea diferente a otra. 

Al analizar este segundo fragmento, la relación de ellos es tal cual como la describe el zorro. Poco a poco la distancia entre ellos se fue acotando más y más, sin darse cuenta que ya se habían domesticado.


Ellos lentamente y solo con su presencia y compañía en los días lluviosos sentados en ese jardín, lograron formar un fuerte vínculo, en donde ambos tenían necesidad del otro. Ya no eran unos completos desconocidos, sino que eran los únicos en el mundo.


La lluvia juega un papel fundamental como rito en esta relación, ya que cada vez que llovía, ambos se sentían alegres y emocionados, porque sabían que ese día sería diferente a los otros, que ese dia iba a ser especial. 

 Fin del rito

Cuando ocurre el fin de la temporada de lluvias y el verano llegó sin previo aviso, el rito fue cortado abruptamente causando así la falta de una excusa para poder volverse a encontrar. Tanto Takao como Yukino despertaban con las expectativas de que aparecieran nubes negras en el cielo, con el deseo de que al menos cayeran una o dos gotas para así saber que ese encuentro ocurriría, pero lamentablemente eso no sucedió.

Si bien la lluvia cumple como elemento conector entre la vida de los protagonistas, también nos hace conocer su estado emocional y de lo que está por suceder. En los encuentros casuales que no eran tan casuales, por lo general podemos observar una lluvia tranquila, cálida y refrescante como una pequeña brisa liberadora, en donde ambos podían tener la compañía del otro a pesar de las dificultades personales que estaban sobrellevando en sus respectivas vidas.

En el último encuentro podemos volver a ver la lluvia, solo que esta vez fue una feroz tormenta. Al ocurrir esto, se refugian en el departamento de Yukino, donde tienen una conversación incomoda y Takao le confiesa su amor que por obvias razones este no es correspondido. Ante tal situación, Yukino sale corriendo tras él y en ese instante, ambos exteriorizan todos sus miedos, inseguridades y sentimientos.

La tormenta poco a poco se calma y es aquí, en el abrazo final ya con todos los sentimientos aclarados, donde este se transforma en una cálida lluvia acompañada de un pequeño rayo de luz y un hermoso arcoíris a lo lejos que, nos da un momento cúlmine en el cual se  da a entender que todo está bien, que ambos lograron comprender su papel y rol en la vida del otro y que ya era el momento de tomar caminos separados. 

OST "Rain": 

 

Diferencias entre manga y película

Debo dejar en claro primero que todo que, el manga deriva de la película y no al revés. El trabajo de Makoto en cuanto a la animación es excelente, siempre se destaca por la variación de colores y especial atención a los detalles en sus paisajes, pues se centra bastante en el color verde en casi toda la película y dar movimiento al agua (que por cierto es bastante complejo) lo que le da un toque mágico a los encuentros entre ambos personajes.Para hacer más realista la animación, se utilizó la perspectiva aerea, la cual consiste en producir la sensación de profundidad en algún dibujo o imagen, al imitar el efecto de desenfoque en algunas zonas intentando ejemplificar lo que ocurre cuando una persona mira a la distancia o por el contrario, se enfoca en observar elementos o personas más de cerca. 

El manga corresponde a Midori Motohashi (dibujo) y Makoto Shinkai (guión), algunas escenas de la película en el manga quedan bastante planas, no se logra transmitir del todo lo que ocurre en la película, ya que por razones obvias,la obra audiovisual va acompañada de música y otros elementos que lo hacen más emocional. En cuanto a la historia, nos da más indicios en el manga que en la película, ya que es bastante complejo profundizar el trasfondo y evolución de personajes en un tiempo de 46 minutos.

 

Espero hayas disfrutado este análisis y dejanos tu opinión en comentarios.

Por

Comparte este artículo