Radio Shinka
Cargando...
Cargando...
Gakkougurashi: La incómoda mezcla entre el moe y el horror

Nacido en formato de manga, de las manos de Kaihou Norimitsu en historia y Chiba Sadoru en arte, a mitades de 2012 —época que se destacó por la abundancia de proyectos que seguían la temática zombie tanto en Japón (Sankarea, 2011), (HOTD, 2010), (Kore wa zombie desu ka, 2011), como en occidente (The Walking Dead, 2010)—. En este contexto, Studio Lerche quiso aprovechar los últimos momentos del auge de los no muertos y del estilo de arte Moe. Así, entonces, se estrena la adaptación de anime de Gakkougurashi, en verano de 2015.

El primer episodio introduce a un grupo de chicas que comparten entre sí una vida rutinaria típica de escolares japonesas, como si fuese un anime CGDCT (Cute Girls Doing Cute Things). Pero, a medida que avanza el capítulo, se percibe una sensación incómoda, como si algo no encajase. Esto al centrarnos en la personalidad y las acciones de una de las heroínas: Takeya Yuki. Es cuando termina el episodio que se nos presenta la realidad que Yuki inconscientemente rechaza: el interior de la escuela se encuentra casi destruido y abandonado debido a una infección zombi por todo Japón.  

Con esta escena chocante, reminiscente de juegos de horror que esconden su verdadera faceta, como DDLC o Irisu Syndrome, la serie comienza a cambiar su tonalidad a medida que avanza. Se nos muestra, entonces, que el club escolar no es más que un equipo de sobrevivencia conformado por cuatro alumnas. Surge, a su vez, la intriga sobre cómo una escuela puede ser tan autosuficiente. Este aspecto no fue cubierto por el anime, aunque sí por el manga, una de las tantas discrepancias de las cuales hablaremos más adelante.

Conforme avanza la historia podemos ver qué es lo que llevó a cada protagonista a estar en la escuela al momento de la infección —que no se dá mucha información en la serie—. Además de esto, la profesora de las estudiantes, Megumi Sakura, toma cada vez un papel más importante a medida que los personajes se desarrollan. Cabe destacar que es uno de los grandes misterios que esconde el anime, hasta un poco más de su mitad. 


De izquierda a derecha: Megumi Sakura, Yuuri Wakasa, Kurumi Ebisuzawa, Yuki Takeya, Miki Naoki, Kei Shidou.

A pesar de contar con una interesante premisa, que es combinar el moe con el horror, la serie llega a sacar poco provecho de esta mezcla ya que desde el primer capítulo se pierde el shock que te puede generar y los momentos cute se hacen cada vez más incómodos por el paralelismo mal equilibrado entre ambos géneros. Peor aún, todos los momentos slice of life aportan bastante poco a la serie, pudiendo ser fácilmente adelantados sin perder nada relevante en la historia.

En comparación al formato original, esta adaptación cambia totalmente el orden de varios sucesos y agrega fanservice innecesario para la serie. Además, dando una pequeña ojeada al manga —que finalizó hace poco—, uno se da cuenta que es mucho más crudo en comparación.

Finalizando la reseña, habrá varios momentos donde uno sentirá impotencia como espectador y esto lo destaco, ya que representa un poco de la realidad que es vivir en el contexto en el que se encuentran nuestras heroínas. A pesar de sus puntos flojos, es un anime que vale la pena ver si te quieres perturbar y entretener. 


¡Gracias por leer!
 

Por

Comparte este artículo


rss

Shinka 2019 © - Las Opiniones vertidas en este sitio son de responsabilidad de quienes las emiten. Todos los derechos e izquierdos bien puestos ©. Diseño: M&S Studio
Shinka es parte de Producciones Shinka