Disco Logo
Cargando...
Gojira (Godzilla), 1954, Ishiro Honda.
La resignificación de la bomba atómica.

Sinópsis: "Un equipo de investigadores es enviado a la isla de Odo, donde descubren las huellas de Godzilla, una criatura legendaria al que las radiaciones nucleares han convertido en un gigantesco reptil mutante. El monstruo abandona la isla y se dirige hacia Tokio, sembrando por el camino el caos y la destrucción".

En agosto de 1945 Japón sufrió uno de los momentos más tristes y bestiales de la historia humana. Los bombardeos atómicos de Hiroshima el 6 de agosto y en Nagasaki, tres días después, el 9 de agosto arrasaron prácticamente con todo lo que existió en aquellas ciudades con un porcentaje cercano al 75% de destrucción y con decenas de muertos. Japón se convertiría en el único país donde se habían aplicado ataques nucleares contra la población civil y militar. El miedo de los nipones se instauraría como una cicatriz que enmarcó la creación artística de generaciones completas y que durante décadas fue el tópico dominante en la ficción.

 

Sin embargo, no fue hasta que Ishiro Honda, asistente del mismísimo Akira Kurosawa, decidiese filmar la historia de un monstruo producto de la radiación nuclear y que asolaba las costas japonesas que ese temor se convirtió en una expresión tanto de experiencia como de reflexión colectiva. Godzilla mostraba imágenes crudas, sin anestesia de los desastres que causaba el gran monstruo. Y es que en el fondo la historia va de eso, de la sobrevivencia, el sacrificio y el resurgir del factor humano frente a un poder que es mucho mayor que él y que no debiese existir. No se trata tanto de la épica de sus personajes y sus héroes sino de la voluntad de los que se deben enfrentar a tal destino y de lo que sucede cuando la destrucción deja un halo de dolor que debe ser tratado con la esperanza necesaria. Sin dejar nunca de lado la reinvindicación del valor científico en favor de la humanidad y no en su contra.

Hoy por hoy Godzilla es sin ninguna duda uno de los íconos más importantes de la cinematografía universal y de la cultura popular. Con varias decenas de películas a su haber y con estrenos cada vez más masivos y llamativos. La reflexión que se hacía inicialmente de un avatar de la destrucción y de la irresponsabilidad humana ha quedado atrás en pos de historias más superficiales a la vez que quizás, más entretenidas por supuesto, con un avance tecnológico indudable producto de la modernización que ha experimentado el cine en estos 67 años. No obstante existen logros técnicos en la cinta de Honda, puesto que el desafío de manifestar a tal criatura colosal recayó en el gran Eiji Tsuburaya, el mismo creador de Ultraman, por lo que el valor histórico de Godzilla no solo recae en abrir simbólicamente el mundo de los kaijus (que ya existían previamente, pero que no lograron reconocimiento hasta este estreno) sino que potenció enormemente lo que serían las producciones tokusatsu.

Filmada en blanco y negro se apoyan fuertemente en los efectos prácticos que transmiten de manera muy bien y tocando la fibra sensible de la empatia y con un monstruo animado mediante un traje a cargo de Haruo Nakajima y Katsumi Tezuka. El monstruo tenía cierta personalidad física y movimientos más naturales al no ser una figura animada mediante stopmotion como originalmente se había planeado por inspiración de King Kong (1933). La banda sonora logra plasmar los sonidos paralizantes de las explosiones de guerra y el tremendo y bestial rugido de una bestia que significaba muerte y sufrimiento. La música de Akira Ifukube hasta hoy se considera uno de los puntos más altos en cuanto a la capacidad de instaurar un ambiente pesado y desesperante que se queda en el oído incluso después de terminado su metraje.

 

En definitiva: Sin duda la mejor película de la franquicia. Una que es mucho más seria, oscura, lenta y con una criatura que en realidad acá es el villano mezclado con la idea que se iría perfeccionando en otras ficciones de fuerzas devastadoras para el ser humano, pero que difícilmente puedan ser catalogadas como buenas o malas. Una cinta que sembró una idea que hasta hoy sigue siendo tan válida como en sus difíciles años 50s.

Ficha técnica:

Título: Gojira (Godzilla).
Género: Fantasía, desastre, kaiju.
Duración: 99 minutos
Dirección: Ishiro Honda
Año de estreno: 1954

Por

Chuchu lovely munimuni muramura,
Comparte este artículo