Disco Logo
Cargando...
Harakiri (1962), Masaki Kobayashi.
La muerte antes que el deshonor.

Sinopsis: Un samurái pide permiso para practicarse el Seppuku (o Harakiri), ceremonia durante la cual se quitará la vida abriéndose el estómago al tiempo que otro samurái lo decapitará. Solicita también poder contar la historia que le ha llevado a tomar tan trágica decisión.

Dentro del Bushido, el código ético de los samuráis, la práctica del harakiri (seppuku, en su idioma original dignifica y solemniza la ceremonia) es uno de los elementos que más nos pueden llamar la atención y/o que deslumbra hasta nuestros días. Literalmente traducido como "corte del vientre" consistía en una práctica suicida de los samuráis para evitar caer prisionero de sus enemigos o una muerte deshonrosa. También se utilizaba como forma de redención para aquellos que habían caídos en malas prácticas o que se habían deshonrado de alguna forma u otra.

Ya fuera en combate o en la ceremonia el acto consistía en abrirse el vientre de izquierda a derecha produciéndose un desentrañamiento. Si bien nos puede resultar profundamente abrupto, hay que entender que corresponde a una tradición profundamente arraigada a la idea del honor como lo más importante en el corazón y alma de una persona y que la muerte en sí no tiene el significado tan fatalista como lo entendemos ahora y más especialmente en occidente.

En la segunda mitad del siglo pasado, el maestro Kobayashi, que profundizó y reflexionó bastante sobre la idiosincrasia de su propio país nos ofrecía una forma de entender esta práctica con una película que deslumbró y que hasta hoy se sigue considerando una de las cintas más importantes del cine universal. Tanto por la calidad técnica del metraje en sí como del entendimiento social del ícono cultural que representan los samuráis. En sus poco más de dos horas, plasma una idea inequívoca: el honor se transforma y adopta numerosas formas y aunque una vez perdido el honor lo cierto es que la decisión de la muerte, de la honra a sí mismo y a la familia es tan personal y única como personas diferentes hay en el mundo. La cinta si bien respeta lo fundamental que es el bushido para la cultura nipona lo hace tomándola en serio y sacándola de ese idealismo en el cual ha caído en otras historias y deformaciones temporales han causado: el honor tiene que ver también con cómo cambiamos la sociedad a favor de los menos favorecidos, el honor tiene que ver también con como nos adaptamos a nuevos mundos y tiene que ver con los sacrificios de los que somos capaces por otros, por aquello que nos importan y que se merecen algo más que tradiciones impuestas por el poder.

En lo técnico el director hace uso de una narración en retrospectiva que nos permite minuto a minuto ir armando un paisaje de la historia sorprendiéndonos en cada escena que revela los acontecimientos previos que dieron lugar a uno de los finales más épicos en el cine de samuráis, uno que logra combinar a la perfección la épica de la idealización de los samuráis construida socialmente por la exageración de sus capacidades con una realidad universal y que es probablemente el mayor de los enemigos sociales: la desigualdad y el abuso de poder. Los movimientos de cámara permiten entender las inclemencias de la postguerra como algo muy alejado a una sociedad en paz pues las complicaciones sociales y la violencia siguen presente, la música logra crear ambientes llenos de injusticia, ira y venganza y poco tiempo nos deja para aclimatarnos a un guion vertiginoso y áspero.

 

En definitiva: una película fundamental en la filmografía de este magnífico director, indispensable para entender los elementos de la idiosincrasia Japonesa de antaño, un imperdible para lograr dilucidar el bushido en su forma más cruda y honorífica lejos de los estándares que injustamente le hemos aplicado a una cosmovisión a la que no pertenecemos. Un ejercicio más que necesario para entender el relativismo cultural y por qué no, dos horas de una historia magníficamente adaptada a un medio que logra trasmitir de muy buena manera la épica de su medio y leyenda.

Ficha técnica:

Título: Harakiri (Seppuku).
Género: Drama.
Duración: 133 minutos.
Dirección: Masaki Kobayashi
Año de estreno: 1962.

Por

Chuchu lovely munimuni muramura,
Comparte este artículo