Radio Shinka
Cargando...
Cargando...
Joker: Cuando el chiste de “la Sociedad” se convierte en una realidad.
Gotham City está más cerca de lo que creemos.

Han pasado ya unos cuantos días desde que “Joker”, la última película de Todd Phillips, se encuentra en cartelera, no dejando indiferente a nadie mínimamente entendido en el mundo del cine y los comics, no solo por un nuevo origen que se busca entregar al ya legendario “Príncipe payaso del crimen”, sino por la interpretación que el actor Joaquin Phoenix realiza del personaje, el cual se preparó de manera intensa para hacer esta labor (incluyendo bajar 20 kilos).

La película ha arrasado en la taquilla y se ha convertido en el mejor estreno que Warner ha tenido en los últimos dos años. Es en este punto donde debemos preguntarnos ¿Qué es lo que presenta la película para convertirla en el éxito que está arrasando los cines? Antes que todo, para entender esto debemos tener claro el contexto en el cual se desenvuelve esta cinta y también todo lo que rodea al universo de Batman, nos referimos a la ciudad en la cual solo se puede ser policía malo o policía malo: Gotham.

Más allá de que sea presentada a veces como una gran metrópolis, o una ciudad con arquitectura (valga la redundancia) gótica, o con ciertas similitudes a los barrios bajos de Nueva York, hay una cosa que vuelve a Gotham lo que es, y eso es su estructura social, una ciudad en donde los políticos son corruptos, las calles son peligrosas, la mafia y la delincuencia son pan de cada día, y los pocos “caballeros blancos” o terminan siendo corrompidos o simplemente han perdido la fe en cambiar las cosas. Visto de cierto modo, el mayor enemigo presentado en el universo de Batman no es ni el Joker, Dent, Ra's o la Corte de los Buhos, sino que es la propia Gotham City, la que sin importar cuantos héroes tenga seguirá siendo incorruptible en su propia corrupción.

Es en este escenario donde se presenta la figura de Joker, el cual siempre se le han atribuido orígenes variados y diferentes tanto en el comic como en las películas, siendo quizás el más popular el entregado por Alan Moore en su obra “The Killing Joke” donde conocemos a un comediante frustrado, quien impulsado por el deseo de salir adelante junto a su pareja y su hijo que viene en camino termina involucrado en una serie de sucesos que terminan por convertirlo en quien sería quizás el villano más legendario de la saga.

En esta película se nos presenta a Arthur Fleck (Phoenix), quien de comienzo se manifiesta como alguien que presenta problemas mentales, además de una condición que lo hace comenzar a reír sin control en ciertas situaciones, sin embargo con el sueño alegre de querer hacer feliz a las personas y cuidar de su madre.  A medida que avanza la película observamos como el personaje comienza a descender al umbral de la locura, impulsado por las revelaciones de su verdadero origen, una ciudad inestable socialmente, las humillaciones que recibe, y sus propios fantasmas que lo hacen alucinar con falsas esperanzas como por ejemplo haber encontrado el amor, todo esto acompañado de una banda sonora envolvente y un trabajo visual tremendo, además de diversas referencias a otras obras del universo del murciélago.

Volviendo a la pregunta del por qué esta nueva película ha generado tan alto impacto, apartando el hecho de que Joker es un asesino psicópata desquiciado y quizás falten calificativos para describirlo, no se  puede negar un hecho particular sobre su figura, y es que es capaz de llamar masas, y no hablo solo de nuestro plano, puesto que en esta película es capaz de generar sin darse cuenta un movimiento social tan grande en Gotham que pone en jaque la credibilidad de las figuras autoritarias de la ciudad, siendo incluso visto como un héroe por gran parte de la sociedad, la cual se encuentra cansada de la corrupción y las injusticias sociales que a diario viven. El Joker es observado como una figura anárquica en un mundo donde no existe sector político limpio, y donde a diario quienes juegan según las reglas son atropellados y humillados tal cual como ocurrió con él.

No es descabellado preguntarnos ¿No hemos querido nosotros mismos en oportunidades revelarnos frente a las injusticias sociales de alguna manera? Y no estamos hablando de que de un momento a otro tomemos armas y asesinemos a diestra y siniestra, sino que retomemos nuevamente la figura de Gotham City y plasmémosla a nuestra propia realidad, a las injusticias, a los atropellos, a quienes deben velar por nuestro bienestar ¿No han sentido las ganas de hacer algo respecto a ello?.

Quizás lo que llama a querer ver a este Joker, y que guarda paralelismos con lo mostrado en su momento por Heath Ledger en el mismo papel, es la identificación del sujeto (nosotros) frente a nuestra propia estructura social, es claro que no somos Gotham City, sin embargo es recurrente ver escenas y decir “esto es igual a lo que ocurre con el sistema de salud pública” “nuestros políticos recurren a las mismas prácticas” “la fuerzas de orden nos atropellan del mismo modo”, y así podemos continuar con otros ejemplos. 


Lo singular del Joker es que se presenta como una medida extrema frente a lo que un sector considera un problema, un símbolo representativo de una idea, así como pudo serlo en su momento Lennon, Manson, o más recientemente Greta Thunberg, y esto no tiene absolutamente ninguna relación con ser “millenial” o pertenecer a una generación en particular, las cuales han sido comparativas verdaderamente lamentables realizadas en torno a lo que ha sido esta película (en donde dudamos que si quiera exista por parte de este “especialista” un conocimiento en torno a la figura del Joker y su personalidad que vaya más allá del cine) puesto que esto es algo que ha existido siempre a lo largo de la historia (mesías y profetas son claro ejemplo de ello)

Finalmente, solo nos queda decir que quienes vayan a ver esta película no esperen encontrar una sobredosis de acción al estilo Marvel pues no lo encontrarán, tampoco situaciones jocosas ni tampoco un festival de enfrentamientos legendarios de Batman contra su archienemigo (del cual ya adelantamos que no aparece como tal), solo vayan con la disposición de ver un nuevo origen, uno del cual puedas sentirte a ratos identificado y hasta empatizar con los sentimientos y deseos del personaje de Phoenix, del cual añadimos que tiene una capacidad de actuación tremenda.

Encontrarán diversos guiños a los comics, a otras películas, y a ciertos capítulos fundamentales del universo de Batman donde los más fanáticos disfrutarán mucho. Sin dudas después de ver esta película aquel chiste del “vivimos en una sociedad” tendrá mucho más sentido del que pensábamos.

Por

Comparte este artículo


rss

Shinka 2019 © - Las Opiniones vertidas en este sitio son de responsabilidad de quienes las emiten. Todos los derechos e izquierdos bien puestos ©. Diseño: M&S Studio
Shinka es parte de Producciones Shinka