Radio Shinka
Cargando...
Cargando...
Lily C.A.T (1987), Hisayuki Toriumi
El sangriento abismo espacial en función de la animación
Sinopsis: Las capsulas de sueño profundo son una tecnología que ha permitido al hombre alcanzar las estrellas. Estas habitaciones reducen el proceso de envejecimiento en un 95%. Un viaje de 20 años transcurre como si lo hubiera pasado un año, sin embargo, al despertar nunca sabrás si eres realmente el mismo.
 
En la segunda mitad del siglo XX la ciencia ficción se elevaba como uno de los géneros más provechosos e interesantes tanto para desarrolladores como para el público, en occidente se comenzaban a consolidar títulos de culto tales como Star Wars (1977) o 2001: A Space Odyssey (1968) y en oriente por la herencia de sus Kaijus comenzaba un nuevo interés por las cintas donde la imaginación y la esperanza sobre el futuro tomaban protagonismo. El tópico de la postguerra ya se comenzaba a diluir y los descendientes de los hijos de la guerra buscaban salir de esa sombra, el cine japonés comenzaba un nuevo viaje con destino a explorar la conformación de la identidad mediante títulos como Goke, Body Snatcher From Hell (1968), Tetsuo, The Iron Man (1989) o Akira (1988).
 

Lily Cat se embarca en la idea de la confianza, en el cuestionamiento de quiénes somos pasado el tiempo, en quiénes son los que nos acompañan y cuánto cambian durante el paso del tiempo, cuales son sus intenciones, cuánto nos han ocultado. Nos plantea una duda respecto a quiénes y qué es lo que nos acompaña y nos siembra la duda sobre los temores respecto al futuro: ¿qué es lo que hay fuera de nuestro planeta?,¿Qué clase de temores se esconden en los abismos espaciales?, ¿Podría ser compatibles con las posibles formas de vidas y coexistir en armonía?, ¿Hasta qué punto la tecnología conforma una herramienta y no un arma?

Lamentablemente la cinta no tiene la duración necesaria para poder responder a mayor profundidad todos los cuestionamientos que se nos presenta, pero logra inquietarte lo suficiente para que la ansiedad de la incertidumbre se quede en el aire haciéndote cuestionar muchísimas cosas, respecto a eso la película logra muy bien su cometido puesto que compensa lo acortada de su duración yéndose a la acción casi de inmediato: lo importante es saber quién es quien, quién es el criminal y quién dice la verdad y luego habrá tiempo para responder las preguntas… si es que se sobrevive. 
 
 
 
La producción tiene una gran influencia occidental en especial de películas como Alien (1979) y The Thing (1982) es decir, de historias donde un elemento extraño al sistema los caza y los persigue con intenciones que superan nuestra capacidad de entendimiento dentro del pánico, los personajes, aunque expertos no logran ser capaces en ningún momento de sembrar la calma y sus propios temores y ambiciones terminan por ser uno de los villanos de la historia. La falta de originalidad se equilibra con la capacidad de agregar elementos de la mitología japonesa que le añaden un plus a una historia contada más de una vez y lo hace de manera notable al integrar a un gato en el eje de su trama y esto tiene un doble valor: es una figura que genera ternura pero también te permite entender que incluso el animal mas dócil puede ser digno de desconfianza mientras que también te permite caer en el shock del magistral trabajo de Yoshitaka Amano que plasmó a un animal tan tierno en una bestia grotesca animada en secuencias de fuerte carácter gore. 

Cabe destacar que, aunque la influencia occidental es más que clara en su estética y narrativa hay un elemento japonés que conforma un foco inicial fundamental: el nekomata y el bakeneko. Gatos sobrenaturales pertenecientes al folclore japones que son capaces de cambiar de forma y ser increíblemente violentos a la vez que existen por ser capaces de vivir mucho tiempo (recordar que la película considera extensos viajes temporales).
 
 
 
Respecto a su nivel artístico visual logra alcanzar un alto nivel para su época, logrando fondos estéticos muy en la línea de su ciencia ficción de terror con un marcado detalle por los elementos tecnológicos de la nave como así también respecto a lo brutal que son sus escenas de violencia y destrucción. Sus personajes visualmente buscan transmitir una diversidad de la tripulación lográndolo bastante bien siendo los tripulantes quienes mas se benefician de un magnifico trabajo de sombras. Desgraciadamente la película hoy en día no ha recibido un trabajo de remasterización que permita que su metraje no pierda calidad frente a los equipos de imagen mejorada lo que genera que el aspecto se vea áspero y algo añejo. 

En definitiva: Una obra que adapta el trabajo del terror y la ciencia ficción espacial al elemento del salto temporal haciéndolo bastante gracia y respeto por el origen de su producción a la vez que añade elementos propios de la cultura e idiosincrasia japonesa. Su fuerte recae en su trabajo visual, especialmente en la animación detallada y espeluznante de su acción mas gráfica y violenta. Un viaje frenético de poco más de una hora que es capaz de hacerte cuestionar varias ideas sobre el futuro y sobre quienes están entre nosotros. 
 
 
Ficha Técnica:
Titulo: Lily C.A.T 
Animación, Ciencia Ficción, Terror. 80 minutos. 
Dirección: Hisayuki Toriumi
Año de estreno: 1987
 
 
 

 

Lily C.A.T (Completa, con subtitulos en español)

Por

good for health, bad for education.
Comparte este artículo


Nuestro feed RSS

Shinka 2019 © - Las Opiniones vertidas en este sitio son de responsabilidad de quienes las emiten. Todos los derechos e izquierdos bien puestos ©. Diseño: M&S Studio
Shinka es parte de Producciones Shinka.
Toda nuestra música esta protegida por la Sociedad Chilena de Derechos de Autor.