Disco Logo
Cargando...
Los sueños en Kimetsu no Yaiba: Mugen Ressha-hen y el aparato psiquico
El siguiente análisis presenta spoilers de la serie, con esto aclarado, espero lo disfrutes.

Las sorpresas que nos trajo Haruo Sotosaki y Ufotable al sacar Kimetsu no Yaiba: Mugen Ressha-hen o Demon Slayer: Mugen Train en pleno 2020 fue toda una salvación con respecto a lo aburrida que se volvió la pandemia, más cuando todas las productoras de anime, cine y videojuegos habían parado sus producciones. Fue una salvación para todos; tanto en el pasó a convertirse en “la película japonesa más taquillera de 2020, la primera película más taquillera de Japón, la película de anime más taquillera de la historia, la película anime más taquillera de 2020 y la película más taquillera del mundo en 2020.” (Fundación Wikimedia, 2021) Y eso, por poco... 


Para quienes ya, a la escritura y publicación de este artículo, tuvimos la opción de encontrarnos de nuevo con Tanjiro, Nezuko, Inosuke, Zenitsu en otra travesía juntos, esta vez acompañados de Rengoku Kyōjurō, el pilar de la llama del Cuerpo de Exterminio de Demonios.  Todos ellos se encuentran reunidos en un tren en el cual Enmu, demonio de rango Uno Inferior dentro de los Doce Kizuki, se encuentra asesinando civiles y cazadores de demonios de distintos rangos. Enmu, gracias a su arte de demonio (la inducción de sueño), atrapa a nuestros 4 personajes principales y a Rengoku en un sueño profundo. Más allá de lo que sucede después del sueño (y sobre quien muere al final cof cof… Rengoku), hablaremos en este artículo sobre los sueños que tuvieron cada uno de los personajes a la luz de Sigmund Freud (Padre del psicoanálisis y del cual sus postulados se siguen revisando en la Psicología hasta el día de hoy) y su Aparato psíquico. 


Inicialmente, hablamos del Aparato Psíquico como la forma en la que Freud reconoce a la mente humana. Freud “utiliza la palabra "aparato" para subrayar la capacidad que tiene la mente para la transformación de la energía psíquica, y la existencia de partes o instancias que modulan y controlan los recorridos de dicha energía.” (Echegoyen Olleta).  Estas “partes” son el Consciente, el Inconsciente y el Preconsciente. Se les reconoce como regiones porque son espacios experimentadas por el yo, pero no son propiamente zonas del cerebro. 


Estas regiones se evidencian en el yo (en el sujeto) a través de su actuar y, lo que leeremos hoy, en los sueños. Reconocemos al sueño desde la definición que tiene Hildebrant en Freud (Freud, 1899):


El sueño “nos aparta de la realidad”, extingue en nosotros el normal recuerdo de la misma, y nos sitúa en un mundo distinto y una historia vital por completo diferente, exenta en el fondo de todo punto de contacto con lo real…


A pesar de esto, reconoceremos el sueño como un mundo paralelo del yo en el que actúa a partir de visiones que sacan a relucir los pensamientos y procesos inconscientes y preconscientes del sujeto. A continuación, hablaremos sobre cada una de las regiones y la manera en la que se evidencian en los personajes:


Consciente


En la región del consciente, según Freud desde la voz del youtuber Florino Sebastian (que recomiendo que vean), el yo encuentra una conexión coherente de la realidad. En esta conexión existe una relación directa con el contexto, la adecuación y la lógica. En otras palabras, todo lo que vivimos a través de nuestros sentidos y nuestro cuerpo, en un tiempo y un espacio que podemos regular, está mediado por el consciente. Esta vivencia despierta es la que se evidencia, como representación en los sueños. Aclara Freud “todo el material que compone el contenido del sueño procede, en igual forma, de lo vivido y es, por tanto, reproducido – recordado en el sueño” (Freud, 1899)


Así pues, si analizamos el consciente de los personajes de nuestra película, podemos reconocer a Tanjiro como un chico valiente, perseverante, aunque inseguro, que hace lo imposible por cuidar a su hermana. También vemos a Inosuke, un joven salvaje a quien su adaptación en la selva lo hizo desconocer lo civilizado, y a Zenitsu, joven cobarde con pequeños impulsos, motivado por conocer y enamorar a alguna chica (cualquiera). Los tres son cazadores de demonios pertenecientes al Cuerpo de Exterminio de Demonios y cada uno utiliza un arte esgrimal diferente con su katana: Técnica de respiración de agua, de la bestia y del rayo, respectivamente. Por último, desde el consciente de Rengoku vemos a un joven mayor, de mayor fortaleza, aunque solidario pero decidido.  Rengoku se ve también como el pilar de la flama del cuerpo de exterminio de demonios.


Inconsciente 


En la región inconsciente se pueden hallar los deseos profundos, las satisfacciones y las represiones del sujeto. En esta parte del aparato psíquico la temporalidad y espacialidad lógica se tergiversan, los pensamientos se contradicen y prima lo instintivo.  Allí se ubica lo más profundo de todo acerca del ser, sobre todo “mociones de deseo que han sucumbido a la represión por ser productoras de displacer para la consciencia” (Acevedo, 2018).  Es decir, aquí se encuentra tanto los deseos como los factores que nos general dolor o “displacer”. 
En los sueños de Tanjiro, podemos notar que su deseo más fuerte es su familia. Esta aparece en cada uno de los sueños que le provoca Enmu. Y como el displacer es provocado por aquello que lo distancia del deseo (o el placer inalcanzado), la muerte de sus familiares junto con la culpabilidad que le genera el ser el único sobreviviente total (porque, ya sabemos, Nezuko no sobrevivió del todo), son factores de displacer que se evidencian en sus sueños en cómo sus familiares rechazan su huida o le reprochan el no haber hecho nada para salvarlos. 


Desde los sueños de Inosuke y Zenitsu solo podemos evidenciar su deseo: el primero, deseo por encontrar un ser que le provoque placer representado en Nezuko y la oportunidad de cuidarla y protegerla.  En el otro, el deseo por el reconocimiento frente a sus iguales, representado por su yo siendo líder del grupo de cazadores de demonios, siendo fuerte y salvándolos a todos. 
En suma, el placer de ser aceptado por sus figuras de autoridad se ve evidenciado en su yo contándole a su padre su ascenso a líder o preguntándole a su madre si cumplió su trabajo de proteger al más débil. Su displacer se da a entender desde la forma en que su padre no lo acepta y en la forma en la que esto desmotiva a su hermano menor. 

 

Preconsciente


Mencionado en el film como Subconsciente, es el puente entre el consciente y el inconsciente. Desde aquí, se accede a la información desde lo profundo para poder ser revelado en la “realidad despierta” (Freud, 1899). Pero esta información está condicionada a la censura: los pensamientos que generan displacer o que están por fuera de las normas sociales, salen a flote en el consciente y los demás permanecen ocultos. Sin embargo, es posible que algunos pensamientos del inconsciente “emergieran espontáneamente y pudiera ser reconocido en la evocación de ciertas escenas cargadas de afecto” (Acevedo, 2018). En los sueños de nuestros personajes, el preconsciente es referenciado con una atmosfera propia de la actitud del soñante y su censura, representada por una forma de su yo.


El Preconsciente de Tanjiro es un cielo azul interminable, sin límites. Cuando el agente humano de Enmu entró allí, sintió la calidez y confortabilidad que expresa Tanjiro en su consciente.  Este es custodiado por 4 almas luminosas, igual de cálidas, que se solidarizan con esta persona. 


En el preconsciente de Inosuke vemos una cueva rocosa interminable, rocosa igual a su actitud áspera. Es custodiado por un Inosuke completamente bestializado, que persigue sin parar a quien se interne en este espacio.


El preconsciente de Zenitsu, en lo personal, se me hace enigmático. Siendo un espacio oscuro, sin ninguna imagen o pista más allá que el terror que genera. Quizás es una forma de evidenciar el temor constante de su poseedor.  Custodiado por tres versiones macabras de su yo, con tijeras de poda, hace la censura un poco más tenebrosa de lo que podía ser. 


Por último, podemos ver representado el preconsciente de Rengoku como un mundo en llamas. Un mundo bastante limitado, a mi parecer, pero nada fácil.  Y mucho menos fácil si es Rengoku “subconsciente” el mismo quien custodia esos espacios, con un reflejo de supervivencia tan grande como para poder protegerse de cualquier peligro estando bajo el efecto del sueño.


A manera de reflexión, podemos notar en este pequeño análisis que tanto hay para decir en los productos multimedia relacionados con el anime y la cultura japonesa. Películas como esta, valoradas por la forma en la que la historia envuelve emocionalmente, pueden ser vitales recursos para encontrar particularidades del sujeto que pueden servir a buena manera para estudios científicos. Llevemos el anime a las academias. 


REFERENCIAS

Por

TsukiSan es el alterego de JN Sanabria. Escritor, apasionado por el anime y los videojuegos relacionados con reflexiones sobre el sujeto.
Comparte este artículo