Disco Logo
Cargando...
Opinión: ¿Vale la pena el live action de Cowboy Bebop?
Te lo contamos en menos de 1000 palabras.

Hablar de Cowboy Bebop es hablar de uno de los animes más importantes de la historia. Es uno de esos títulos que aparecen de manera casi obligatoria en todos los listados donde se busca enumerar y reunir a las principales ficciones de animación japonesa y la verdad es que no es para menos, en 26 episodios logra mezclar con muchísimo acierto y calidad elementos muy diversos como el western, el blues, la ciencia ficción, el jazz, el cine noir e inclusos trazos de comedia y terror.

La obra de Shinchiro Watanabe hacía gala de una historia futurista contemplativa de numerosos elementos de profundidad como el existencialismo, la soledad y los problemas socioeconómicos en sociedades hipertecnificadas protagonizada por un grupo de personajes de lo más interesantes y carismáticos por lo que esperar su live action fue solo cosa de tiempo hasta que finalmente llegó vía Netflix el pasado viernes 19 de noviembre. Si está a la altura de su obra original te lo contamos a continuación.

- En el apartado técnico hay que reconocerle el gran logro que es llevar a imagen real un diseño de producción retrofuturista que se ve bien transmitiendo a la perfección el ambiente de su material base. Apoyándose en los efectos visuales de hoy día los escenarios y efectos visuales están muy bien hechos. De igual manera el maquillaje y vestuario, en líneas generales brota de identidad a sus personajes mientras que rescata respeto por el diseño en 2D sin tener que ser una réplica exacta aprovechando la estatura y kinésica de sus actores. La cinematografía abusa en ocasiones de los planos holandeses (perspectivas perpendiculares de la cámara para transmitir desequilibrio en momentos rápidos y tensos), lo que se vuelve repetitivo y sacándonos del ritmo. No obstante no es un detalle terrible y se puede ver bien. En ese aspecto no hay grandes trabas.

Los actores la tuvieron difícil, claramente son personajes muy queridos y ponerse en sus zapatos significaba que fueran inspeccionados con bastante crítica, pero el trío principal sale airoso, mientras que Jet (Mustafa Shakir) goza de un mejorado trasfondo narrativo, a su vez Faye Valentine (Daniella Pineda) es quien más se ve alterada y modificada dejando de lado su faceta más seductora (en parte por el cambio de su vestuario) a una más cómica pero que conserva su gran porcentaje de astucia. Spike (John Cho), como el gran protagonista es quien recibe el principal foco de atención y recibe un buen tratamiento por parte de su actor real, ya que lo dota de enorme valor presencial. Vicious es quien sufre más como personaje, puesto que su casting no logra representar su aspecto oscuro y misterioso, sino que lo reduce a un mero elemento de maldad liviana y superficial.

En el aspecto narrativo la propuesta se enfoca en capítulos más largos, relativamente más lineales y dotando a sus personajes de líneas narrativas más amplias y mejores delimitadas que su versión animada. No hay grandes y desastrosas diferencias en el guión, pero claro, la experiencia por la modificación de ciertas escenas o la supresión, de ciertos personajes puede afectar el climax personal que tuvo esta historia. Cabe también destacar que lo que funciona en el universo animado que responde a reglas diferentes que al de imagen real, permite que ciertas acciones tengan mayor verisimilud, ya que al replicarse en imagen real no convencen tanto o caen en la ridiculez.

Su duración no permite sumergirse en las nociones dramáticas del pasado de Spike ni en la melancolía de la inmensidad del espacio por lo que el tono de sus 10 episodios está más enfocado en la acción y la comedia que en la reflexión quitándole elementos de peso para rescatar elementos vitales de la identidad del anime.

En definitiva: Son 10 capítulos que le hacen justicia a la historia animada, no lograrán aburrirse y tampoco tiene errores brutales que les haga arrepentirse de dedicarle tiempo, pero tampoco ofrece algo más a este universo. Es una adaptación muy similar al material original y cuando busca diferenciarse lo hace por limitaciones más que por querer explorar elementos que tenían a favor al ser un medio audiovisual, como por ejemplo el uso de planos y secuencias donde la acción que reemplaza al misterio, en esta ocasión llena la pantalla. Como sea, es un buen ejercicio de adaptación, no aportará nada nuevo por lo que si vieron la serie original no se perderán de nada. Pero si desean verla, háganlo sabiendo que no es perfecta y sacando cuentas finales, se podría argumentar que está bien hecha.

Por

Chuchu lovely munimuni muramura,
Comparte este artículo