Disco Logo
Cargando...
Resident Evil: Infinite Darkness.
Un nuevo episodio en la franquicia.

Hablar de Resident Evil es hablar de uno de los puntos altos del survival horror y quizás uno de los videojuegos insignia de una generación completa. Tal labor ha sido fruto de grandes títulos que han conformado una saga videojugabilistica de enorme valor con base en grandes tramas, acción frenética, zombies por montones y para englobar una fórmula que atrapa a quien decide experimentarla quedándose en la retina e invitándote a seguir consumiendo.

Cuando la franquicia dio el salto a la gran pantalla lo hizo mediante la película de imagen real del 2002 protagonizada por Milla Jovovich y dirigida por Paul W. S. Anderson en una saga que se extendió por siete entregas con más puntos bajos que altos y seis años después, la franquicia se adaptaba al cine de animación con Resident Evil: Degeneration, de Makoto Kamiya con resultados bastantes aceptables y una gran acogida comercial.

El salto a la televisión se dio hace relativamente poco, con el estreno de la miniserie Infinite Darkness, de animación CGI, dirigida por Eiichiro Hasumi (Live action de Assassination Classroom) y compuesta por cuatro capítulos de poco menos de 30 minutos de duración que si siéndoles sincero falla en su ejecución, de manera lamentable, pero que también logra acertar aportándole ciertos elementos al fan más acérrimo de la franquicia.

 

La historia vuelve a reunir a Leon S. Kennedy y Claire Redfield en un espacio cronológico recientemente posterior a lo visto en el cuarto videojuego y antes de los eventos ocurridos en Resident Evil 5 en una historia que le cuesta demasiado despegar, que no termina de cuajar y que en realidad poco y nada profundiza en sus personajes. Centrando su acción en lo ocurrido en un país de medio oriente donde un brote zombie se descontroló hace un par de años, la narración deambula muy confusamente entre los flashback de grupos militares, la acción en el presente de Leon enfrentado a una pobre drama de espionaje y con Claire en un papel que simplemente está en el guion para atraer público.

Con un formato tan corto y dosificado las escenas de acción se ven demasiado comprimidas pasando a ocupar uno o dos minutos y la trama se siente demasiado pobre con muchísimos huecos argumentales, temporales y con personajes que parecieran solo abultar para tener a Leon haciendo algo. Así de simple. Es una constante bastante molesta el tener que estar muchas veces preguntándose el por qué de las acciones, puesto que muchas cosas no se muestran o se obvian cuando la realidad no tenemos tiempo como espectadores de procesar, ver y luego deducir algo con tan poca información. Incluso el cuestionar las decisiones de los personajes que parecieran estar simplemente tomadas porque sí o abusando del plot armor.

Si bien lo anterior resulta el punto más bajo y criticable y una gran pedida de disfrute en lo que sí hay que destacar y de sobre manera es el aspecto visual de las texturas. Elaboradas con un nivel de detalle majestuoso algunos planos tienen un aspecto fotorealista impresionante y que es de un nivel constante durante todos los capítulos lo que potencia el nivel de inmersión al ver y que lleva a un nivel más profundo el asco y desagrado de ciertas escenas cargadas de violencia y sangre. Eso sí, si bien el aspecto visual de sus texturas y diseños es impecable la animación de los personajes en algunos momentos resulta demasiado torpe y algo ridícula recordando los movimientos poco fluidos de viejos videojuegos de PSX.

En conclusión: esta pequeña narración queda corta en su historia aunque en un videojuego spinoff hubiese tenido las herramientas necesarias para convencernos y darle una vuelta a ese guion tan poco trabajado en lo que respecta a la pequeña pantalla no convence y queda debiendo demasiado. Para los fans más acérrimos traerá viejos recuerdos de ver a Leon y Claire enfrentarse a villanos con lanzacohetes como todo lo que Resident Evil debe incluir y claro, si es que todos los otros errores no pesan tanto. Como sea, la ficción solo toma una hora juntando todos los capítulos así que darle una vuelta tampoco es un sacrificio tan grande. Lo recomendamos bajo discreción, claramente.

Por

Chuchu lovely munimuni muramura,
Comparte este artículo