Disco Logo
Cargando...
[Review] FISHMANS
El descubrimiento de un tesoro
Sabemos que la industria musical japonesa es potencia a nivel mundial. Si bien muchas bandas y solistas han repercutido en esta parte del globo, el patrón de consumo esta guiado por lo que escuchamos al ver Anime o al dejarnos seducir por una estética particular. Bajo este marco y de forma bien personal, siento que el grueso real de la música japonesa no se ha profundizado lo suficiente. Dicho esto, vamos a lo nuestro:
 

FISHMANS nació en Minato (Tokio) gracias a la inquietud de Shinji Sato (Voz, guitarra y trompeta)Kin-ichi Motegi (Batería y Samplers) y Kensuke Ojima (Guitarra y coros). El nombre se les vino a la cabeza por el atleta mexicano José Ángel Nájera, apodado como Fishman en el mundo de la lucha libre. Si bien su formación data de 1987, recién en 1990 lograron consolidarse con un bajista y un tecladista en sus filas. Su primer trabajo, Chappie Don't Cry (1991) está marcado por la fuerte presencia del Dub Reggae y la influencia del Ska. Y es que claro, el productor que direccionó sus ideas fue Kazufumi Kodama, trompetista, quién se proclama a sí mismo como uno de los fundadores del Dub en Japón.

Un año más tarde saldría al mercado su segundo LP, King Master George (1992) que demuestra un esfuerzo mayor en lo que es producción y edición como también en el trabajo musical. Pareciera que el Dub cada vez les queda mejor. La conquista sonora se vuelve ambiciosa, el Drum and Bass, el Rock y el Pop se transforman en nuevos vehículos para canalizar su creatividad.

Neo Yankees' Holiday (1993) debe mencionarse como un disco clave, ya que abre el paso a la fructífera colaboración (que se extendería un par de años) de la banda con el productor ZAK (Kazuyuki Matsumura). Orange (1994), su siguiente disco fue grabado con un guitarrista de soporte (ya que Kensuke abandonó el proyecto) y consolida al Funk como parte de su repertorio. Recursos como el Delay, el Reverb y el Tremolo se hacen notar más que en sus trabajos anteriores.

La trilogía de Setagaya: Kuuchuu Camp, Long Season, y Uchu Nippon Setagaya

Este periodo de FISHMANS merece su propio apartado. Los tres discos que mencionaremos a continuación son nuestra recomendación directa y a su vez, la motivación para escribir este Review.

Kuuchuu Camp (1996) vuelve a un sonido más instintivo. Las texturas y la limpieza en el sonido son pilares más trascendentes que el exceso de producción. Es importante resaltar el coqueteo con el Dream Pop, los arreglos orquestales y por sobre todo, bases rítmicas dignas de DJ Shadows que nada envidian a los mejores exponentes del Drum and Bass, el Trip Hop, el Lounge y el Reggae. Es como si el disco nos tuviera flotando en sus 45 minutos de duración, haciéndonos recordar ciertos pasajes luminosos que guardamos con mucho cariño. Me gusta imaginar que Atsushi y Hinata de STRAIGHTENER tienen a Kuuchuu Camp como su disco de cabecera. Me gusta imaginar que FISHMANS ama el The Bends (1995) de Radiohead y en su tiempo escucharon tanto Planet Telex (canción que abre el disco de los de Oxford) que les fue imposible no replicar tamaña sección rítmica. Y es que a veces, solo creo que eran simples amantes de la discografía de The Police y ya está. Si te gustan los primeros discos de Gorillaz (Homónimo, Demon Days y G-Sides), ten la seguridad de que disfrutarás este album.

Recomendamos: BABY BLUE, SUNNY BLUE, ナイトクルージング (Night Cruising)

 

Long Season (1996) es un disco que ha roto las barreras idiomáticas. Tanto así que puedes entrar a páginas de Rankings musicales como AOTY o RYM y encontrarlo en la cima como uno de los mejores álbumes de Neo Psicodelia y Dream Pop de los últimos tiempos. Long Season es un LP de solo una canción que se divide en cinco partes muy bien cohesionadas, que fluyen de forma armónica, generando una sensación de quietud, contemplación y trascendencia. El teclado, el acordeón, los violines, el piano y los sonidos experimentales más etéreos crean un colchón sonoro que te envuelven con la primera escucha. A veces me recuerda un poco a lo que hacía De Facto (banda de los chascones de The Mars Volta y At The Drive-In) en su corta discografía. En definitiva, un viaje a otro planeta en tan solo 35 minutos.

El sitio oficial de FISHMANS describe al disco como: “Un álbum experimental, visualmente evocador, con ritmos suaves y voces susurrantes que te hacen viajar a un nuevo mundo, mucho más cálido y tranquilo”. Imprescindible.

 

Uchū Nippon Setagaya (1997) toma una dirección mucho más Dream Pop que si bien, no es tan experimental como el disco anterior, está todo perfectamente balanceado y se siente como un esfuerzo por aunar todos los estilos que venían haciendo. El registro es mucho más sombrío y atmosférico, denotando conflicto y melancolía. En mi cabeza, es el Soundtrack perfecto para conducir (o viajar) en un día de lluvia.

Después de trabajar en este disco, ZAK decidió apartarse de la producción alegando diferencias creativas con Sato que lo llevaron a la frustración. Para rematar, el bajista, Yuzuru, decide dejar la banda alegando profundo desinterés con seguir una carrera musical.

Recomendamos: うしろ姿 (Back Figure), IN THE FLIGHT, MAGIC LOVE, DAYDREAM.

La caída (del nacimiento de una leyenda)

Shinji Sato murió en 1999, a los 33 años, dos meses después de hacer el concierto de despedida para Yuzuru, quedando registrado en el disco 98.12.28 Otokotachi no Wakare, que dicho sea de paso, está catalogado como uno de los mejores registros en vivo por muchas páginas de Rankings. Si bien Shinji tenía problemas cardiacos desde pequeño, en Japón se maneja poca información al respecto. Versiones dicen que murió producto de un resfrío (fiebre alta) como hay otras personas que señalan que Sato se suicidó por el desgaste que arrastraba.

Y así es como se hundió uno de los eslabones más importantes de la música japonesa, enfermo por la obsesión de seguir componiendo y experimentando con sus compañeros de banda, con sus amigos de toda su vida. Y aunque el final de FISHMANS fue abrupto y el dolor de Shinji, no mermaba, la sonrisa en su cara nunca se apagó.

FISHMANS nos dejó discos super adelantados a su época, tanto así que en la actualidad su legado sigue creciendo entre los amantes de la música Underground a nivel mundial. Internet esta plagado de elogios y por algo es ¿no?

 

 

(Agradezco de corazón al ser humano que subió el concierto remasterizado en 60 FPS ¡ Aprovechen!)

FISHMANS+

Después de la muerte de Sato, Motegi se transformó en el custodio del legado musical de la banda, dándole una segunda etapa bajo el nombre de FISHMANS+. En el proyecto desfilan los ex miembros de FISHMANS más distintos colaboradores que han sumado en el camino con el fin de preservar el legado, acercar a los jóvenes a la música, participar en festivales y recaudar fondos para actividades benéficas.

En palabras de Motegi: “Si la música se sintiera como un retroceso cuando la tocamos, no estaría tan interesado en seguir haciendo shows”.

 


Este es solo el audio del concierto pero si entran a YouTube y buscan los comentarios, encontrarán un Link donde pueden bajar el concierto completo (Shhh, no le digan a nadie que yo les dije).

 

Y tu ¿Ya conocias a FISHMANS? Cuentanos tu opinión sobre la banda y el Review. 

Por

Comparte este artículo