Disco Logo
Cargando...
Tatsuhisa Suzuki y el castigo social en Japón.
El reconocido actor de voz y cantante ha visto cancelados varios proyectos importantes para su carrera.

Hace un tiempo atrás te contamos sobre la infidelidad  que Tatsuhiha Suzuki había cometido contra su esposa, la mundialmente conocida cantante LiSA lo que derivó en un escándalo mediático de proporciones bíblicas en Japón, ocasionando que ambos tuviesen que tomarse una pausa hasta que las aguas se calmaran (también lo cubrimos aquí) . Lo cierto es que hasta ahora las repercusiones sociales y laborales que tuvieron el affair del seiyuu siguen haciéndose manifiestas con la cancelación de un par de proyectos.

Partiendo por su retirada del anime Maou Gakuin no Futekigousha donde le daba voz a Anos Voldigoad que vaticinaba una extensa ola de rechazo a sus, en ese momento, principales roles. No pasó mucho tiempo hasta que se informará que también sería reemplazado en el casting de voz de la famosísima serie Tokyo Revengers luego de que el comité de producción decidiera retirarlo de la voz de Draken (Ken Ryuguki).

Si bien parecía relativamente suficiente castigo resulta que hace pocos días se informó que la banda musical OLDCODEX donde se desempeñaba sería disuelta, luego de 12 extensos y exitosos años donde crearon temas para proyectos como Kuroko no Basket, Free!, God Eater, Togaino no Chi, entre muchos otros. Lamentablemente terminando totalmente sus actividades dejando algunos proyectos sin terminar y por ende cancelados absolutamente. Su último gran proyecto es el tema principal de la segunda película de Free que lleva como subtitulo "The Final Stroke" fechada para el 22 de abril del próximo año en Japón.

No obstante, según Yahoo! News Japan la pareja ya se encuentra reconstruyendo su vida matrimonial luego de que esta lo perdonase, eso sí, con dos grandes condiciones, cortar todo lazo con su amante, obviamente y que se mudasen a otra casa, ya que la infidelidad habría sido en la casa de ambos. Algo bueno, considerando lo fuerte que fue todo el asunto social y emocionalmente.

Así somos testigos de lo fuerte que son los castigos sociales en Japón cuando se trata de infidelidad incluso teniendo más severidad de la que podría tener la afectada principal.


¿Qué te parece toda la situación? Cuéntanos en los comentarios. 
 

Por

Chuchu lovely munimuni muramura,
Comparte este artículo