Disco Logo
Cargando...
WarioWare: Get it Together!
Cuando la calidad y cantidad coinciden.

Hemos estado jugando este título por más de una semana intentando probar todos sus minijuegos, que no son pocos, en una cantidad considerable de tiempo cada una. Y la verdad es que la tarea no ha sido fácil: son más de 200 microjuegos cuya duración, como se puede deducir, es mínima y frenética y requieren varías partidas para ser dominados a cabalidad.

La premisa es simple, no se requiere una historia demasiado compleja llena de ángulos y giros de guión para establecer la base argumental de un título que en el fondo y forma es un compendio de pequeños juegos que ofrecen muchísimas horas de entretención dada la cantidad, sin embargo, las risas respecto a la historia de esta entregan están aseguradas. Podemos visualizar que el argumento es que Wario es un desarrollador de videojuegos y que en un momento dado logra digitalizar a todos sus colegas convirtiéndolos en personajes de su videojuego. Como Wario es un personaje de respeto, se arroja de lleno a salvarlos en los diferentes escenarios de sus jueguitos. Sin embargo, estos personajes no son solo trasfondo de la trama, sino que algunos de ellos, ya conocidos dentro de la saga, son personajes jugables que tienen su propia mecánica y jugabilidad permitiéndonos tener un abanico importante de opciones a la hora de encontrar a aquel personaje que se ajuste más a nuestra forma de juegabilidad, pero lo interesante está en que en ocasiones los niveles requerirán que conformes equipos de diferentes personajes y a veces el cambio sugire que, con su correspondiente dinámica de movimientos nos podrá jugar una mala pasada ya que por momentos la jugabilidad se vuelve caótica y muy rápida,debido a que nos hará intentarlo una y otra vez, por lo mismo es que hay que tener en claro que el azar es un factor importante a considerar.

En el modo campaña, en solitario a medida que se acumulen las horas en la partida, se darán cuenta de que además de avanzar en la historia tendrán que desafiarse a sí mismos y a sus propios récords para seguir enganchados del título o bien reintentar cada juego con diferentes personajes, que dependiendo de los gustos del jugador, puede ser tan desafiante como repetitivo. Es decir, hay personajes que facilitarán la ejecución frente a una determinada acción, pero otros dificultarán el transcurso de la aventura, lograr la maestría en aquellas ocasiones es todo un desafío y permite extender la vida útil del juego muchísimo más porque créanme: son muchos los personajes y los niveles, la cantidad de combinaciones es gigantesca.

En cooperativo local es donde se luce más este tipo de videojuegos, compartir con unos amigos estos minijuegos puede ser el alma de la fiesta porque como se menciona más arriba el azar de los personajes y sus dinámicas a veces resulta desafiante (o injusta si tienes poca suerte) así que ingeniárselas para cooperar o competir con tus amigos en tan poco tiempo solo deja tiempo para las risas. En su modalidad online, nueva para la saga, se nos permite ponernos a prueba en relación a nuestras marcas personales respecto a lo que los desarrolladores soliciten como desafíos semanales, en este caso la competitividad de cada jugador determinará si vale la pena o no darle la vuelta a ciertos minijuegos, pero es divertido saber que existe esa oportunidad de extender su jugabilidad.

Cabe destacar que tiene un estilo artístico muy característico lleno de contrastes entre los diseños de los personajes, los fondos y los elementos con los que tendremos interacción al tener que jugar o completar los minijuegos. Los personajes a utilizar como avatares del personaje están todos en 2D con ilustraciones muy carácteristicas de su diseño de producción. Los fondos son lo más llamativo y por qué no decirlo lo que más salta a la vista en cada minijuego: desde individuos dibujados al más puro estilo de manga, a narices gigantes, estatuas griegas, tubos de pasta de dientes que ocupan una habitación entera a numerosos otros diseños que dentro de lo absurdo e irrosorio configuran un ambiente perfecto para que germinen muchísimas horas de entretención y risas a costa de, como decimos, un trabajo visual muy bien logrado. Su banda sonora cumple con potenciar el ambiente enérgico y divertido de sus partidas y no presenta grandes fallos en sus diseños ni gráfico ni sonoro. La jugabilidad es bastante simple, no se hace uso de la pantalla táctil y no presentará problemas, puesto que también está pensado para ser jugado por todos en casa.

En definitiva: creemos que vale mucho la pena por la cantidad de horas que se le pueden obtener. Ya sea para jugarlo en solitario en aquellos momentos que no tenemos nada que hacer o para pasar más rápido el tiempo siempre encontraremos un microjuego que nos mantenga ocupados un buen rato por la cantidad de desafíos y personajes. Con respecto a lo anterior, aunque esto no suponga un problema para quien suscribe si puede ser un poco abrumante para otros jugadores.

En su modo cooperativo local es una apuesta segura, tal como Mario Party ya que es básicamente un título que difícilmente se va a agotar en un par de años. Es una cantidad descomunal de contenido dosificado en muy pequeñas partes.

 

Por

Chuchu lovely munimuni muramura,
Comparte este artículo