Radio Shinka
Cargando...
Cargando...
Wolu: La primera editorial de manga criollo
Estuvimos en la presentación de Editorial Wolu en Biblioteca Viva, en la cual expusieron sus trabajos artistas con gran talento y proyección.

Con gran convocatoria se presentó la Editorial Wolu en la Biblioteca Viva del Mall Plaza Vespucio, el día viernes 13 de septiembre. En ella, se realizó un conversatorio con los autores, donde expusieron sus distintas obras y explicaron su proceso de creación y, también, respondieron preguntas sobre el acontecer del cómic nacional, junto al mensaje que pretende dejar.

La editorial nace a fines del 2018 por la necesidad de solucionar “la inquietud de autores nacionales por contar con un espacio de publicación con una línea editorial fuerte, coherente con sus convicciones, respecto a la narrativa gráfica y su rol en el arte y la sociedad. Queremos trascender las limitaciones comerciales ligadas a los estereotipos del género”, según indica su página. 

La empresa se conforma por seis ilustradores donde destacan las obras de Pablo Monreal, fundador y creador del cómic Carta Prat; Pía Prado, editora general y autora de Café Amargo; Daniela “Naito” Rojas, correctora de estilo y guionista de Our Story Begins With; Paulina Oyarce, ilustradora de la obra anterior y Gabriela Gutiérrez, asistente general y autora de Wolucita.

Su etapa inicial no fue fácil, ya que una editorial, por su naturaleza, sufrirá pérdidas monetarias en sus primeros meses. Pablo narra esta situación y el cómo el equipo llegó a su solución: “Yo pensé: ‘¿cómo podemos financiar esto por mientras no se venda un libro?’, entonces empezamos a hacer clases entre todos nosotros, talleres de cómo hacer cómics, y con eso fuimos financiando no solamente mi espacio de trabajo, sino el de todos, y de esa manera comenzó a nacer Wolu”.

Los cómics publicados tienen la particularidad de que, además de entretener, tratan de visibilizar diversas problemáticas a nivel país. Sobre esto, Pablo Monreal explica: “Nosotros como editorial estamos formando un lugar donde están todas las personas que no caben en otros espacios, para hablar sobre discriminación o de rechazo por parte de la sociedad, ahí se van mostrando cosas, como temas de diversidad sexual, temas educativos, culturales, etc”.

Pía Prado conviene con Pablo Monreal y describe la visión del equipo: “Somos personas a las que les importa lo que pasa en la comunidad, lo que le pasa a gente como nosotros, y a las minorías, porque cada uno de los autores tiene parte de eso. Entonces también sentimos que con el cómic se cumple un rol importante, algo que, como grupo, podemos mostrar que es importante y comunicarlo a los demás”. 


Esto se ve reflejado a través de su manga Cafe Amargo, que se inserta en una Sudamérica previa a la Segunda Guerra Mundial. Prado realiza una crítica al reconocimiento que se le ha dado a la mujer como creadora de contenidos mediante el personaje de Graciela. Al ser consultada por esto, responde: “Me pasa generalmente que, por ser mujer, muchas veces no me he sentido cómoda en ciertos lugares del cómic nacional porque es muy masculino. Más que nada quise representar la escena de Graciela porque en aquella época sucedía mucho eso, es la manera en que yo quise mostrar un problema de tal período y llevarlo a un contexto específico”.

En Chile existe una incipiente industria del cómic y, gracias a que existe  un mayor acceso a las herramientas digitales, se ha logrado incentivar su lectura, como también su creación. Esto lo respalda Pía, refiriéndose al papel de la juventud: “Hoy en día, artistas jóvenes inspirados por el manga, o el cómic, que ellos mismos leen en internet se animan hacer los suyos. También hay muchos más lectores gracias a esta globalización de la lectura”.  

En este punto también está de acuerdo Daniela Rojas, reconociendo  la labor de las librerías y quioscos del país: “Viéndolo como consumidora de cómics, he visto que hay una presencia mucho más fuerte en librerías. Se habló en algún momento de un boom de la ilustración y del comic, y creo que es algo que se quedó. Es posible encontrarlos en los kioscos, en formato recopilatorio, y en ediciones más tradicionales o rústicas en librerías”. También le da un énfasis al aspecto educativo para la generación de nuevos lectores. 

Al preguntarle a Daniela sobre qué se requiere para una mayor difusión de la lectura, ella, como guionista y profesora de lenguaje, cree que la respuesta a esto es una mayor variedad de temas que sirvan de incentivo para los lectores: “Se necesita diversidad. La gente dice muchas veces ‘a mí no me gusta leer’, cuando en verdad están diciendo ‘a mi no me gustan los libros que conozco’, porque hay una diversidad limitada, hay un acceso limitado, es cosa de ver la distribución de librerías en Chile, en Santiago principalmente. Hay que darle variedad al estudiante, se le debe presentar un mundo que escape un poco de lo que conoce como la lectura escolar, y eso se consigue con difusión”, explica.  

Editorial Wolu tiene como proyecto a corto plazo el término del cómic Café Amargo, previsto para inicios de octubre, como también la continuación de otras obras como French Kiss. 

Agradecimientos a Biblioteca Viva Vespucio por las fotografías.

Por

Comparte este artículo


rss

Shinka 2019 © - Las Opiniones vertidas en este sitio son de responsabilidad de quienes las emiten. Todos los derechos e izquierdos bien puestos ©. Diseño: M&S Studio
Shinka es parte de Producciones Shinka